¿Qué es zen?

zen

La palabra zen tiene su origen en el sánscrito, específicamente del término Dhyana, que se traduce como ‘pensar, meditar’. Hace referencia a la experiencia vivida por Buda Shakyamuni en el siglo VI DC. También se dice zazen. Reúne una serie de técnicas y conocimientos que son heredados durante varias generaciones entre maestros y discípulos. 

Ahora bien, desde el punto de vista occidental es una palabra empleada para hacer referencia a las prácticas de origen oriental. Este es el caso de las artes marciales, el arte floral y la ceremonia del té. Pero es una palabra que posee una especial significación espiritual que también se asocia con la filosofía, el arte y la pureza estética. 

Definir esta palabra con exactitud resulta difícil porque tiene varias acepciones. Porque también está fuertemente asociado a las experiencias de cada persona. Se puede decir que nada más define al proceso de sistematización en el cual se ha encauzado el budismo en los últimos años. Este conjunto de enseñanzas se clasifican por etapas, empezando por la introducción a la naturaleza inherente del hombre. 

Otros definen la palabra zen como un conjunto de experiencias y expresiones poéticas. No se basa en el ego, en cambio se habla sobre la dignidad del hombre. Se busca lograr la trascendencia del ser, es una práctica que ayuda al hombre a penetrar a través de su verdadero yo. 

¿Qué es el zazen?

El zezen no puede ser considerado como una teoría. Se trata de un conjunto de prácticas que tienen por finalidad proporcionar beneficios asociados a la estabilidad mental y espiritual. Encontramos sus orígenes en el budismo, antes de Buda Shakyamuni ya existían siete budas. Tiene más de dos mil años de historia, y comenzó desde el despertar de Siddhartha Gautama Buda en la India. 

Entre varias generaciones de maestros y discípulos se ha estado compartiendo sin interrupción importantes lecciones sobre esta filosofía.  Enseñanzas que tratan de explicar cómo vivir una vida plena y auténtica. Es una corriente filosófica que se enfoca en el tiempo presente, e insta a sus practicantes a adoptar hábitos que tienen por finalidad lograr una profunda paz y claridad. 

El Zazen surgió en la India cuando los antiguos pensadores se adentraron dentro de los bosques y las colinas. En estos lugares procedían a meditar durante varias horas, donde adoptan el método de sentarse con las piernas cruzadas y la espalda recta. De hecho hay quienes traducen esta palabra como “meditar sentado”. 

Los mitos en torno al zen

Se propone alcanzar la iluminación espiritual utilizando la metodología del zazen, que es meditar sentado. Pero dependiendo de cómo se analice algunos no se pueden interpretar como una religión o una filosofía. Hay incluso quienes afirman que se trata de un estilo de vida muy cercano al arte. Hay dos escuelas o dos formas de interpretar el zen. La primera afirma que la iluminación es súbita o repentina. En cambio, la segunda afirma que la iluminación es gradual. 

Básicamente se trata de una práctica en donde el autodescubrimiento y la reflexión sobre lo que acontece en el exterior son algunos de sus objetivos. Es a través de la práctica de Zazen que Gautama alcanzó la iluminación, convirtiéndose Buda. Se asocia con el despertar espiritual donde comenzamos a entender la real importancia de respirar, pensar, caminar, comer, dormir y otras actividades cotidianas; que son parte de una experiencia práctica. Es una experiencia individual y espiritual. 

Aún hay ideas erróneas que tratan de definir lo que es el zen. Para empezar no se trata de una enseñanza moral, tampoco se basa en dogmas. Pero tampoco es una práctica que le indica a la gente en qué deben de creer. En cambio, es una práctica que guía a las personas para que aprendan a pensar por sí mismas. 

Artículos recomendados

Deja una respuesta