Paz y Bien

Consejos

¿Cuáles son las mejores posturas para dormir?

Oct 18, 2021

¿Cuáles son las mejores posturas para dormir?

Debido al estilo de vida actual cada vez se hace más necesario poder lograr dormir diariamente, la cantidad de horas mínimas y también que sea reparador. Sin embargo, una gran parte de la población a nivel global afirma que sufre de problemas para lograr descansar satisfactoriamente. Muchos factores pueden influir desde el estrés hasta condiciones médicas asociadas a un déficit en la producción de melatonina. 

Entre todas las posibles causas destaca una muy común y tiene que ver con la postura que adoptamos al dormir. Se ha demostrado que el entorno y la cama donde decidimos dormir pueden influir notablemente en nuestro descanso. Incluso, la hora del día o de la noche que elijamos, así como la ropa que tengamos puesta. Todos estos elementos pueden evitar que nos sintamos cómodos e incluso pueden afectar nuestra capacidad de atención sirviendo de distracción. 

En este artículo hablaremos de la importancia de la postura corporal para lograr dormir mejor. Explicaremos las razones científicas y médicas que lo explican, así como brindaremos algunos consejos útiles. Finalmente, detallaremos cuáles son las posturas menos recomendadas. 

¿Por qué es importante prestar atención a la postura corporal al dormir? 

Dormir es sinónimo de descanso. Es un estado donde por unas horas nos desconectamos del mundo y nos relajamos físicamente. Además, nuestras mentes también entran en un estado de menor alerta para así permitirnos recuperar energía. Es por ello que dormir bien también se relaciona a tener una mejor salud, tanto física como mental. 

Por otra parte, cuando dormimos el cuerpo realiza múltiples procesos que además le permiten “recargarse de energía”. Es decir, principalmente regeneran células, aumenta la producción de ciertas hormonas y de otras sustancias. Asimismo, el sistema nervioso central se “reinicia” y también el sistema inmunitario se recupera durante este periodo de descanso. 

Por ello, es esencial que el ser humano duerma para poder funcionar correctamente. Las personas de todas las edades deben dormir, pero deben hacerlo un mínimo de 7 a 8 horas diarias. Sin embargo, se ha visto que en los niños aumenta la cantidad de horas, ya que también influye en su proceso de crecimiento. Durante la edad adulta se observa un descenso en la cantidad de horas, pero a medida que envejecemos se hace evidente los efectos de la falta de sueño comprometiendo nuestro estado de salud. 

¿Qué dice la comunidad médica sobre la postura corporal y su relación con la calidad del sueño?

Teniendo en cuenta que jóvenes y adultos tienen distintas contexturas físicas, es por ello que las personas mayores pueden requerir de una mayor cantidad de cuidados. Por ejemplo, para las personas mayores se suele recomendar el uso de camas y accesorios ortopédicos. Es decir, equipos que han sido adaptados al aparato locomotor para así prevenir lesiones músculo esquelético. 

La postura elegida para dormir puede depender de muchos otros factores como la cantidad de almohadas que usemos, así como el tamaño y posición de la cama. Este es un escenario que tiene múltiples implicaciones psicológicas, ya que los ambientes que no nos inspiran tranquilidad difícilmente son propicios para lograr dormir plácidamente

Por lo tanto, la comodidad física y también tener un estado mental tranquilo son clave para lograr dormir. Para mejorar este aspecto de nuestra vida recomendamos reorganizar las habitaciones donde dormimos, acondicionarlas para así crear un ambiente más adecuado es un primer paso. Posteriormente, se recomienda buscar cuál postura nos resulta más cómoda. 

Las posturas más recomendadas

Es normal que al dormir de manera inconsciente busquemos una postura relajada y sin tensiones. Nuestros cuerpos realizan este procedimiento de forma automática, lo que es un claro indicativo de que cada persona tiene una postura preferida sin saberlo. 

Encontramos personas que prefieren dormir boca arriba, mientras que otras prefieren hacerlo boca abajo. Igualmente sucede con la posición de las piernas donde algunos prefieren mantener las estiradas y otros las encogen. Asimismo sucede con la forma de colocar la almohada, ciertas personas prefieren dormir abrazándola o simplemente sin una. 

Los fisioterapeutas y otros médicos especialistas coinciden en afirmar que lo más recomendable es dormir de lado. Es decir, en la posición llamada decúbito lateral. Ello se debe a que de esta forma se evita sufrir dolores de espalda y dolores cervicales. También disminuye el reflujo gastroesofágico y la persona es menos propensa a roncar porque esta posición promueve una mejor respiración. 

Por otra parte, también se recomienda mantener una posición fetal en donde las piernas están ligeramente flexionadas. Dicha posición ayuda a evitar la tensión lumbar y también aliviar los dolores en esta zona. Además, se debe evitar posiciones incómodas para el cuello y los hombros, ya que los músculos de esta misma zona permanecen tensos durante el resto del día. 

Las posturas que debes evitar para dormir mejor 

Lamentablemente dormir boca arriba o decúbito supino propicia el ronquido. La causa está en la obstrucción de las vías respiratorias, Por lo tanto el paso del aire es mucho más difícil provocando los ronquidos. 

Por otra parte, dormir boca abajo o decúbito prono compromete la zona del cuello. La rotación de la columna en esta posición es la menos adecuada para descansar. Tanto los músculos como también las articulaciones y los nervios que están en la columna son los principales afectados en esta posición. 

Como resultado, las personas que suelen dormir de esta manera sufren lumbalgias y tendinitis. Además, hay una mayor presión sobre el estómago y el pecho, lo cual impide que la respiración sea más fluida.