Cómo mejorar mi autoestima

mejorar mi autoestima

En la actualidad uno de los problemas más comunes a nivel psicológico es la baja autoestima. Además del estrés y de la ansiedad, la baja autoestima se convierte en un problema recurrente en la población joven a nivel global. Esta es una condición que acarrea con otros problemas como la depresión, las adicciones y los problemas de conducta. A continuación hablamos sobre este tema y planteamos posibles soluciones. 

¿Qué es la autoestima y cuáles son los síntomas de la baja autoestima?

La autoestima es un término empleado para hacer referencia al conjunto de percepciones, creencias y valoraciones que hacemos acerca de nosotros mismos. Estas valoraciones pueden verse influenciadas por experiencias del pasado y por comentarios de otras personas, por lo cual pueden no ser del todo objetivas. La autoestima se va desarrollando a medida que vamos madurando, es un proceso delicado que requiere paciencia. 

Lamentablemente la autoestima es fuertemente influenciada por la negatividad del entorno. Es por ello que es muy común observar que las tasas registradas a pacientes con baja autoestima se mantienen estables y con altos índices. 

Se identifica cuando las personas se muestran poco seguras de sí mismas. También consideran que sus opiniones nos son importantes por el hecho de haber sido rechazados con anterioridad. Igualmente, se sienten poco valorados y por ello hacen el mínimo esfuerzo por conseguir la atención de otros. Son personas que tienden a aislarse a sí mismas, rara vez se relacionan con otras personas que dejan de participar en múltiples actividades sociales. 

Por otra parte, también se trata de personas muy inseguras de constantemente necesitan la aprobación de los demás. El complejo de inferioridad muy común en estos casos, creen que ocupan un lugar poco relevante dentro de su grupo familiar o de amigos. 

La mentalidad está enfocada en solamente pensar en las debilidades y no en las fortalezas. Ello se debe a que se sienten evaluados casi constantemente en cualquier situación social. Esto deriva en la imposibilidad de lograr comunicarse efectivamente con otras personas. 

¿Cómo puedo aumentar mi autoestima?

Para evitar repetir este mismo ciclo de emociones las personas con baja autoestima pueden adoptar ciertos cambios en su conducta y hábitos. Para observar resultados positivos a corto plazo se exige ser constante y paciente. Estos son algunos consejos útiles para estos casos: 

Dejar de juzgarse a sí mismo

Es habitual que las personas no sean capaces de identificar sus propias virtudes, ya que prevalecen los defectos por causa de comentarios de terceros. Es importante acotar que ninguna persona es perfecta, por ello debemos valorarnos de acuerdo a nuestras capacidades y en cómo podemos sacar provecho de ellas. 

Pensar en positivo

En vez de pensar “no puedo” debemos cambiar esta mentalidad por un “puedo lograrlo”. Las dinámicas negativas deben ser cambiadas por otras más positivas y productivas para nuestros objetivos. 

No compararse con otras personas

Este es un error común que surge a raíz de las inseguridades y miedos que arrastramos desde la niñez. Es habitual que supongamos que otras personas poseen más virtudes, oportunidades o incluso una vida perfecta. Ninguna vida es igual a otra, y por ello hacer compasiones no sería justo para ninguna de las partes. 

Aprende de tus errores 

Las experiencias vividas a lo largo de la vida son prácticamente las mismas para todas las personas. Con cada fracaso debemos aprender importantes lecciones, no debemos culparnos por nuestros errores del pasado. 

Acéptate y perdónate

Eventualmente las personas comienzas arrollar complejos de culpabilidad, los cuales pueden no estar bien fundamentados. La culpabilidad no es más que una carga extra que debemos arrastrar consigo y evita que vivamos plenamente. Hacer un “borrón y cuenta nueva” es lo más propicio para permitir que lleguen nuevas oportunidades y experiencias. 

Artículos recomendados

Deja una respuesta