Una oración por la Madre Tierra

Aniversario Laudato Si

Al principio Dios confió el cuidado de la Creación al ser humano: Y los bendijo Dios y les dijo: sed fecundos y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla. Dominad sobre los peces del mar y sobre las aves del cielo y sobre las bestias de la tierra (Gn 28). Y el ser humano aceptó el encargo. Pero el ser humano ha descuidado este encargo; más aún: lo ha traicionado. Hoy nos hacemos solidarios de la responsabilidad colectiva que tenemos todos los seres humanos y elevamos nuestra oración de perdón a Dios, nuestro Padre y Creador.

 

  • Perdón, Señor, porque hemos contaminado el aire, el agua, el suelo, las nubes e incluso la atmósfera que nos rodea y protege. Perdón por la desertificación de nuestra tierra que hemos explotado, saqueado y hecho estéril para generaciones venideras. CANTO: KYRIE ELEISON

 

  • Perdón, Señor, por el sufrimiento de tantos millones de hermanos nuestros que soportan exclusión, miseria, hambre y violencia de cualquier tipo a causa de un sistema económico depredador que acapara sus recursos destruyendo sus tierras y sus formas de vida. Perdón porque son los hermanos más pobres los que sufren las consecuencias de un modo desarrollo insostenible e insolidario del que nosotros también participamos . CANTO: KYRIE ELEISON

 

  • Perdón, Señor, porque no sabemos reconocer el valor propio de cada criatura, porque seguimos considerándolas como objetos de uso y dominio y no hemos aprendido a contemplar su belleza y a agradecer su bondad y a respetar su integridad. CANTO: KYRIE ELEISON

 

  • Perdón, Señor, porque nos hemos apartado de tu designio original y nos hemos considerado dueños y señores en lugar de administradores y colaboradores tuyos en la realización cada vez más plena de tu Creación. CANTO: KYRIE ELEISON

 

Podemos añadir otras peticiones espontáneamente…

NUESTRO COMPROMISO

 

Canto: Oh, Señor, envía tu Espíritu, que renueve la faz de la tierra.

 

¡Ven, Santa Ruah!

Renueva la faz de la Tierra.

Reconcílianos con el aire que contaminamos,

reconcílianos con el agua que envenenamos,

reconcílianos con la tierra que llenamos

de asfalto y cemento,

reconcílianos con los hermanos y hermanas

a quienes descartamos.

¡Renueva nuestros deseos

y renueva la faz de la Tierra!

 

¡Ven, Madre de la vida!

Límpianos del deseo de poder,

haznos creer en la reconciliación

entre nosotras y los animales

a los que tratamos como máquinas,

entre nosotros y las plantas

que aparentan ser inútiles para nosotros.

Danos fe para rescatar los árboles,

para que no todos mueran.

¡Renueva nuestras mentes

y renueva la faz de la Tierra!

 

¡Ven, Aliento de Dios,

Maestra de los humildes!

Inspira nuestras vidas para que aprendamos a vivir

en unión con todas las criaturas,

transfórmanos de enemigos en hermanos,

de especuladores de ganancias

en amigos de la Tierra.

¡Renueva nuestros corazones

y renueva la faz de la Tierra!

 

¡Ven, esperanza de los pobres,

juez de los poderosos!

Rescata del naufragio a nuestro planeta,

sácanos de la prisión de nuestra voracidad.

Aliento de vida, ¡sopla sobre nosotros!

Agua de vida, ¡déjanos beber de ti!

¡Déjanos convertirnos en tu morada

y renueva la faz de la Tierra!

Fuente: CONFER ESPAÑA.

Video de la celebración del Corpus Domini en Tierra Santa

El drama de los refugiados: “Todas las noches sueño con volver a Siria”