Triduo a San Francisco

2014

TRIDUO A SAN FRANCISCO

DÍA 1 de OCTUBRE

“San Francisco solidario con los marginados”

 

Canto de entrada

 

Monición:

 

Querida comunidad: Comenzamos hoy estos días de preparación a la fiesta de San Francisco de Asís.

No queríamos dejar pasar de largo, en este triduo, el tema de la solidaridad, que inundará de modo significativo toda nuestra actividad pastoral de este curso.

San Francisco, el hermano menor con los menores, el hombre solidario por opción.

Por ello el lema de estos días es “San Francisco pintó el mundo con los colores de la solidadridad”.

Hoy en concreto nos centraremos en la solidaridad de Francisco con los marginados. Con estas intenciones comenzamos nuestra celebración.

 

Saludo del presidente

 

SALMODIA

 

Ant. Envíame, Señor, tu luz y tu verdad.

 

Salmo 42

 

Hazme justicia, oh Dios, defiende mi causa

contra gente sin piedad,

sálvame del hombre traidor y malvado.

 

Tú eres mi Dios y protector,

¿por qué me rechazas?,

¿por qué voy andando sombrío,

hostigado por mi enemigo?

 

Envía tu luz y tu verdad:

que ellas me guíen

y me conduzcan hasta tu monte santo,

hasta tu morada.

 

Que yo me acerque al altar de Dios,

al Dios de mi alegría;

que te de gracias al son de la cítara,

Dios, Dios mío.

 

 

¿Por qué te acongojas, alma mía?

¿Por qué te me turbas?

Espera en Dios, que volverás a alabarlo:

“Salud de mi rostro, Dios mío “.

 

Ant. Envíame, Señor, tu luz y tu verdad.

 

Ant.2. Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.

 

Salmo 18

 

El cielo proclama la gloria de Dios,

el firmamento pregona la obra de sus manos:

el dia al día le pasa el mensaje,

la noche a la noche se lo susurra.

 

Sin que hablen, sin que pronuncien,

sin que resuene su voz,

a toda la tierra alcanza su pregón

y hasta los límites del orbe su lenguaje.

 

Allí le ha puesto su tienda al sol:

él sale como el esposo de su alcoba,

contento como un héroe a recorrer su camino.

 

Asoma por un extremo del cielo,

y su órbita llega al otro extremo:

nada se libra de su calor.

 

Ant.2. Bendito eres, Señor, en la bóveda del cielo.

 

Ant.3. Digno es el cordero degollado de recibir el honor y la gloria.

 

Cántico (Ap 4, 11; 5, 9; 10, 12)

 

Eres digno, Señor, Dios nuestro,

de recibir la gloria, el honor y el poder,

porque tú has creado el universo;

porque por tu voluntad lo que no existía fue creado.

 

Eres dignode tomar el libro y abrir sus sellos,

porque fuiste degollado

y con tu sangre compraste para Dios

hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación;

y has hecho de ellos para nuestro Dios

un reino de sacerdotes,

y reinan sobre la tierra.

 

Digno es el Cordero degollado

de recibir el poder, la riqueza, la sabiduría,

la fuerza, el honor, la gloria y la alabanza.

 

Ant.3. Digno es el cordero degollado de recibir el honor y la gloria.

 

ORACIÓN COLECTA.

Señor, Dios nuestro, que te hiciste solidario con nuestra naturaleza caída y débil; haznos a todos fieles seguidores tuyos y que a ejemplo de San Francisco, sintamos tu llamada a ser solidarios con los marginados de nuestra sociedad. PNSJ.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Primera lectura: Jb 3, 1-3. 11-17. 20-23

Salmo.

Segunda lectura: 1Cel 17

Evangelio: Lc 9, 51-56

 

Homilía.

 

Oración universal:

Hermanos, dirijamos nuestras oraciones a Dios, que nos llama a vivir nuestra fe solidariamente y digámosle con confianza: PADRE, ESCÚCHANOS.

 

 

– Por el papa Francisco, por nuestros obispos, por todo el clero y el pueblo a ellos encomendado. Oremos

– Por todos los gobernantes y sus ministros, encargados de velar por el bien común. Oremos

– Por todas las personas que están dando su vida para que no haya marginación, para que sigan sirviendo con generosidad y cuenten con nuestra oración. Oremos

– Por todos aquellos a los que denominamos marginados: que sean, para nosotros creyentes, aquellos pequeños del Evangelio en los que Jesús puso siempre su mirada y la promesa de salvación y por consiguiente sean también los primeros a los que dirijamos nuestros trabajos . Oremos

 

  Que te sean gratos, Señor,

  los deseos de tu Iglesia,

  para que tu misericordia nos conceda

  lo que no podemos esperar por nuestros méritos.

  Por Jesucristo nuestro Señor.

 

 

Ofertorio.

 

Señor, tus manos son nuestras manos en el momento en que, como Francisco, atendemos al marginado. Por eso, junto al pan y el vino, te ofrecemos estas manos que simbolizan las nuestras. Haz que con ellas trabajemos siempre por la justicia y por la igualdad para erradicar la marginación.

 

Oración sobre las ofrendas: Mira, Señor, los dones que te presentamos y concede a quienes vamos a recibirlos sentimientos y acciones solidarias hacia aquellos que viven marginados por distintas causas. Por JNS

 

Plegaria Eucarística

Santo

Canto de paz

Canto de comunión

Acción de gracias: Magnificat

 

Oración final:

 

Padre bueno, después de haber celebrado esta Eucaristía en comunidad, ayúdanos a vivir tu Evangelio y a contagiarlo a los demás con el testimonio de nuestro ser solidarios, tal y como hizo San Francisco. PJNS.

 

Canto final


 

DÍA 2 DE OCTUBRE

“San Francisco solidario con sus hermanos”

-Santos Ángeles Custodios-

Renovación de la profesión religiosa.

 

Canto

Saludo del celebrante

Monición

En este segundo día de preparación a la fiesta de san Francisco, nuestra celebración quiere remarcar especialmente la figura de Francisco como aquel que fue solidario con sus hermanos. Además hoy, en esta celebración, estos seis jóvenes de nuestra fraternidad, renovarán su compromiso con la Iglesia y la Orden de Franciscanos Menores Conventuales, que sin duda es también un compromiso por una sociedad y un mundo más justo y más solidario. Es una reafirmación de su querer continuar viviendo con Francisco, un estilo de vida: el del Evangelio, de un modo obediente, casto y sin nada propio.

 

Esta es la invitación a estos jóvenes que hoy renovarán su profesión, pero también es una invitación para todos nosotros: que reafirmemos nuestro deseo sincero de “seguir a Jesús” como Francisco lo hizo, de un modo solidario.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Primera lectura: Jb 9, 1-11. 14-16

Salmo

Segunda lectura: 1Cel 38-39. 40

Evangelio: Mt 18, 1-5. 10

 

Renovación de la Profesión

 

  1. a) Llamada o petición

 

Monición a la llamada o petición:

 

 

Antes de escuchar la homilía, los que van a renovar la profesión religiosa serán llamados por su nombre.

 

( Acabada la lectura del Evangelio, el Presidente y la asamblea se sientan; los que van a renovar la profesión temporal perrnanecen en pie. Entonces, el rector, llama por su nombre a cada uno de los que van a hacer la renovaci6n de la profesión).

 

Homilia

 

  1. b) PETICIÓN DE LA GRACIA DIVINA.

( Al acabar la Hornilía, el Presidente pide la ayuda de Dios, diciendo:)

Oremos queridos hermanos a Dios, fuente de toda perseverancia, en favor de estos hijos suyos, que hoy van a renovar ante la Iglesia su profesión religiosa.

 

Todos oran en silencio durante unos momentos. Luego el Presidente dice:

 

Mira, Señor, a estos hijos tuyos, que en tu providencia has llamado a la perfección evangélica en la Orden de los Hermanos Menores Conventuales, y concédeles, Padre Bueno y misericordioso que, perseverando siempre en tu amor, lleguen a la meta del camino que con alegría comenzaron a ejemplo de Francisco de Asis. Por JCNS

 

  1. c) RENOVACIÓN DE LA PROFESION

( Los que van a renovar la profesión recitan en común la f6rrnula de la profesi6n:)

 

Yo, fray , a gloria de Dios, con la fimme voluntad de vivr más perfectamente el Evangelio de Cristo, pues el Señor me ha dado esta gracia, ante los hemmanos, en tus manos, Hemano                 ,                         , por un año prometo vivir en obediencia, sin nada propio y en castidad, según la Regla de san Francisco confirmada por el papa Honorio y las Constituciones generales de nuestra Orden. Por tanto, me entrego de todo corazón a esta fratemidad, para llevar a cabo mi total consagración al servicio de Dios y de la Iglesia, mediante la eficaz acción del Espíritu Santo, Ia intercesión de la Inmaculada Virgen María, de nuestro padre san Francisco y de todos los santos, y vuestra ayuda fratema.

 

(Acabada ésta, el Presidente concluye:)

 

Y yo, en nombre de la Iglesia y de nuestra Orden, recibo de vosotros los votos que habéis emitido en la Orden de los Hermanos Menores Conventuales, y os encomiendo vivamente a Dios, para que podáis realizar vuestra entrega, unida a la de Cristo en la cruz.

(A continuación se pasa a firmar en el libro de las profesiones del convento. Luego se da comienzo a la oración universal. Mientras los profesos firman, se canta)

 

Oración universal

 

Oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre, a fin de que todos los hombres experimenten su bondad y su misericordia. Oremos diciendo: Padre, Escúchanos.

 

– Por la Iglesia: para que sea signo de paz y reconciliación entre los hombres. Oremos

– Por los pueblos de la tierra: para que superen todo lo que les desune y promuevan todo cuanto les acerca. Oremos

– Por los que odian, por los resentidos y amargados: para que descu­bran que la felicidad se encuentra en el perdón, en la solidaridad con los hermanos. Oremos

– Por Oscar, ambos Juan Carlos, Pascual, Miguel y César, que hoy se consagran por un año más en la profesión religiosa, siguiendo el estilo de Francisco de Asís; para que sean asiduos en la oración, alegres en la penitencia y testimonio en su apostolado. Oremos

– Por todos nosotros, para que crezcamos en la vocación a la que hemos sido llamados. Oremos

 

Padre nuestro, que nos has enseñado a ser solidarios con nuestros hermanos. Haz que siempre observemos este ejemplo tuyo y así merezcamos ser llamados y ser, en verdad, hijos tuyos. Por Jesucristo nuestro Señor.

  

Ofertorio

Hoy, Señor, seis franciscanos nos hemos comprometido, por un año, a seguirte más de cerca con Francisco, tu estilo de vida: sabemos que no es fácil y que nuestro compromiso a veces nos supera, pero nos ofrecemos a tí, Señor, para que nos transformes en ofrenda permanente. También te traemos, el pan y el vino que nos dan vigor y que cada día nos hace crecer en comunión. Por último, traemos a tu altar, la Regla y las Constituciones, nuestros libros de VIDA; haz que la lectura atenta del Evangelio y de la vida de Francisco de Asís nos guíen en nuestro caminar.

Oración sobre las ofrendas

Plegaria Eucarística

Santo

Canto de paz

Canto de comunión

Acción de gracias: Magnificat

 

Oración final:

Señor, Dios nuestro:

Con la gracia del sacramento que hemos recibido,

ayúdanos a vivir siempre solidariamente con los que nos rodean

y concede a estos hijos tuyos que renuevan hoy su profesión religiosa

ser fieles a tu Palabra. PJNS…

 

Canto final


 

DÍA 3 DE OCTUBRE

“San Francisco solidario con la Creación”

-El tránsito de San Francisco-

 

Canto

Saludo

Monición:

En este tercer día en el que celebramos el tránsito de San Francisco queremos reflexionar sobre sus actitudes ante las criaturas.Fue tal su identificación y respeto por la Creación que hasta a la muerte la llamó “hermana”. Oremos en esta celebración para que el Señor nos haga, a ejemplo de Francisco, hermanos solidarios con todo lo creado.

 

SALMODIA 

Ant 1. No podéis servir a Dios y al dinero.

Salmo 48

Oíd esto, todas las naciones;

escuchadlo, habitantes del orbe:

plebeyos y nobles, ricos y pobres;

mi boca hablará sabiamente,

y serán muy sensatas mis reflexiones;

prestaré oído al proverbio

y propondré mi problema al son de la cítara.

 

¿Por qué habré de temer los días aciagos,

cuando me cerquen y acechen los malvados,

que confian en su opulencia

y se jactan de sus inmensas riquezas,

si nadie puede salvarse

ni dar a Dios un rescate?

 

Es tan caro el rescate de la vida,

que nunca les bastará

para vivir perpetuamente

sin bajar a la fosa.

Mirad: los sabios mueren,

lo mismo que perecen los ignorantes y necios,

y legan sus riquezas a extraños.

El sepulcro es su morada perpetua

y su casa de edad en edad,

aunque hayan dado nombre a países.

 

El hombre no perdura en la opulencia,

sino que perece como los animales.

 

Ant. No podéis servir a Dios y al dinero.

Ant 2. “Atesorad tesoros en el cielo”, dice el Señor.

  

II

 

Este es el camino de los confiados,

el destino de los hombres satisfechos:

son un rebaño para el abismo,

la muerte es su pastor,

y bajan derechos a la tumba;

se desvanece su figura,

y el abismo es su casa.

 

Pero a mí, Dios me salva,

me saca de las garras del abismo

y me lleva consigo.

 

No te preocupes si se enriquece un hombre

y aumenta el fasto de su casa:

cuando muera, no se llevará nada,

su fasto no bajará con él.

 

Aunque en vida se felicitaba:

“Ponderan lo bien que lo pasas”,

irá a reunirse con sus antepasados,

que no verán nunca la luz.

 

El hombre rico e inconsciente

es como un animal que perece.

 

Ant. “Atesorad tesoros en el cielo”, dice el Señor.

 

Ant 3. Digno es el Cordero degollado de recibir el honory la gloria.

 

Cántico Ap 4, ll; 5, 9. 10. 12

 

Eres digno, Señor, Dios nuestro,

de recibir la gloria, el honor y el poder,

porque tú has creado el universo;

porque por tu voluntad lo que no existía fue creado.

 

Eres digno de tomar el libro y abrir sus sellos,

porque fuiste degollado

y con tu sangre compraste para Dios

hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación;

y has hecho de ellos para nuestro Dios

un reino de sacerdotes, y reinan sobre la tierra.

 

Digno es el Cordero degollado

de recibir el poder, la riqueza, la sabiduría,

la fuerza, el honor, la gloria y la alabanza.

 

Ant. Digno es el Cordero degollado de recibir el honor y la gloria.

Oración colecta:

 

¡ Oh Alto y Glorioso Dios!

llumina las tinieblas de nuestros corazones y danos una fe recta,

una esperanza cierta y una caridad perfecta,

sentido y conocimiento, Señor,

para llevar a cabo tu santo y veraz mandamiento. Por JCNS.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Primera lectura: Jb 19, 21-27.

Salmo

Segunda lectura: pág. 105 del libro de Valentín.

EVANGELIO: Lc 10, 1-12

 

Homilía 

Oración universal

 Elevemos nuestras peticiones a Dios Padre de la creación, de modo que nuestra presencia esté siempre inspirada en la promoción de la justicia, en la defensa de la creación y en el mantenimiento de la paz. Oremos diciendo:PADRE, ESCÚCHANOS.

 

– Por todos los creyentes: para que la oración sea el verdadero motor y sustento de sus vidas. Oremos

– Por el mundo entero: para que nuestras oraciones continuas por la paz, la solidaridad, la igualdad y la justicia entre todos los hombres, tengan cada día más fuerza y sean un signo eficaz de nuestras opciones de vida. Oremos

– Por las familias religiosas de vida contemplativa, especialmente por nuestras hermanas Clarisas; para que sigan orando sin desfallecer, siguiendo las palabras del Evangelio y el ejemplo de Francisco y Clara. Oremos

– Por todos nuestros hermanos que nos han precedido en la fe: para que tengamos siempre un lugar para ellos en nuestras oraciones. Oremos

– Por nosotros: para que siguiendo el ejemplo de Francisco de Asís, lleguemos a identificarnos con la Creación y seamos solidarios con ella, como criatura de Dios. Oremos

Escucha, Señor, las peticiones presentadas y da cumplimiento a los deseos que elevamos hacia ti, confiados en tu poder y en tu bondad. Por JCNS.

 

OFERTORIO:

 

Señor, junto al pan y al vino, hoy te presentamos este mundo herido y enfermo. Haz que nuestro paso por él no sólo se limite a no hacerle más heridas, sino a tratarle como una de tus criaturas, intentando curarle, y como Francisco, promocionar su defensa y cuidado.

Oración sobre las ofrendas: Mira, Señor, estas ofrendas que traemos a tu mesa y concédenos a quienes participamos de esta fiesta una verdadera vocación como creyentes sustentada siempre por la oración y el amor a todo lo creado. 

Plegaria Eucarística

Santo

Canto de paz

Canto de comunión

Acción de gracias: Magnificat

 

Oración final:

 

Padre Bueno, que nos has alimentado con el pan de tu mesa y de tu palabra;

concédenos poder vivir cada día dando testimonio de que somos tus hijos, haciendo de la Creación nuestra verdadera casa, nuestra verdadera hermana. PCNS

 


 

Canto final

DÍA 4 DE OCTUBRE

-San Francisco de Asís-

 

Canto de entrada. 

Saludo del presidente: En el nombre del Padre…

Monición:

Querida familia: Hoy es para todos nosotros un día especial, porque reunidos en torno a la mesa del Pan y la Palabra, celebramos la Solemnidad de nuestro hermano Francisco de Asís, fundador de la Orden franciscana, que supo responder a aquel “ven y sígueme” y vivir, junto con sus primeros hermanos, según la forrna del santo Evangelio (Test 15). Un estilo de vida que, pese al tiempo, no pierde su actualidad y sigue interpelando nuestra vocación.

Toda esta semana hemos estado remarcando la figura de un Francisco de Asís solidario con la marginación, con sus hermanos y con la Creación. Hoy, día en que celebramos su fiesta nos gustaría darle gracias a Dios por el hermano Francisco y por todos los franciscanos. Con esta intención comenzamos nuestra celebración.

 

Acto penitencial:

 

– Por nuestras constantes infidelidades. Kyrie Eleison

– Por nuestra falta de esperanza. Criste Eleison

– Por nuestra falta de testimonio. Kyrie Eleison.

 

Gloria

Oración colecta: Propia, pág 155

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Primera letura: Si 50, 1-3.7

Salmo

Segunda lectura: Testamento de Siena.

SECUENCIA

¡ ALELUYA !

Evangelio: Mt 11, 25-30

Homilia

 

Oración Uníversal:

 

Queridos herrnanos, pidamos humildemente a Dios Padre por su santa Iglesia, por la paz y la salvación del mundo y por nuestra familia religiosa.

 

  1. Por el Papa y todos los obispos; para que proclamen constantemente “el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo” y movilicen a todos los creyentes, discípulos de Jesús, en favor de la causa del Reino. Oremos.

 

  1. Por la familia franciscana: Hermanos menores, Clarisas y la Orden franciscana Seglar; que con su seguimiento a Francisco de Asís den testimonio de santidad en la Iglesia y en el mundo. Oremos.
  1. Por las vocaciones religiosas, para que cada uno, siguiendo su vocación, aumente la santidad de la Iglesia y se consagre a la propagación del Reino de Dios. Oremos
  2. Pídamos hoy especialmente por Jose, un fraile que hasta el año pasado estuvo entre nosotros y que hoy celebra su profesión solemne en Madrid: que el Señor le acompañe en este momento tan importante para él, para la familia franciscana y para la Iglesia.
  1. Por todas aquellas personas que sufren el horror de la guerra, de la miseria, del hambre y de la enfermedad; para que, al igual que Francisco de Asís, sean objetivos primarios de nuestra tarea como cristianos, de nuestra oración y solidaridad y así estemos presentes allí donde la VIDA se ve tan amenazada. Oremos.

 

Oh Dios, autor de toda santidad, escucha con clemencia las oraciones de tus hijos, y por la intercesión de María, nuestra Madre, y de Francisco de Asís, derrama tu atundante bendición sobre estos hijos e hijas tuyos. Por JCNS…

 

Plegaria Eucarística

Santo

Canto de Paz:

Canto de Comunión:

 

BENDIClÓN (De Francisco al Hno. León. Cf. Nm 6, 24-26)

El Señor os bendiga y os guarde RJ Amén.

 

Haga brillar su rostro sobre vosotros y os conceda su favor. R/ Amén.

Vuelva su mirada a vosotros y os conceda la paz. R/ Amén.

 

Y la bendición de Dios Todopoderoso: Padre, Hijo y Espíritu Santo,

descienda sobre vosotros. R/Amén.

Podéis ir en paz. R/ Demos gracias a Dios.

 

Canto final

Enviado por Maria Gabriela Alarcon Contreras, ofs

...

Por delante de nosotros. Jose A Pagola

La Concepción católica de la política del Padre Julio Meinvielle