Tradiciones: La romería de la Fuensanta en Murcia.

Fiel a su habitual cita, la Virgen de la Fuensanta ha sido llevada en romería en Murcia, desde la Catedral hasta su Santuario en el Monte, en este martes de cierre de la feria y fiestas, congregando a una ingente cantidad de fieles, que junto a las autoridades civiles, militares y eclesiásticas han despedido a la Virgen.

Llegadas las fiestas de septiembre en la capital murciana, se tiene la costumbre de bajar a la Virgen de la Fuensanta, desde su Santuario en el monte próximo a la pedanía de Algezares hasta la iglesia Catedral de Murcia, donde transcurridas las fiestas y tras haberle visitado multitud de personas, se emprende su regreso al Santuario al que le da nombre, en el que permanece la mayor parte del año.

La devoción de los murcianos a la Virgen, bajo la advocación de la Fuensanta, viene siendo tradicionalmente puesta de manifiesto con multitud de muestras de afecto, respeto y seguimiento, que se viene concretando en multitudinarias muestras de cariño del pueblo fiel a la Virgen, especialmente en sus habituales romerías (dos anuales, tanto por fiestas de primavera, como por las de feria de septiembre) en la que se convocan decenas de miles de peregrinos que acompañan a la Madre de Dios por las calles de Murcia como por el camino hacia el monte.

En concreto, en esta romería se han batido records de asistencia de fieles, por haber sido de las más multitudinarias (llegándose a cifrar cerca de las trescientas mil personas), acaso debido también al extraordinario hecho de que se ha hecho coincidir en el recorrido por las calles murcianas a las imágenes de Ntra. Sra. de la Fuensanta (patrona de la capital del Segura), con la  de Ntra. Sra. de Los Peligros (advocación popular de María, que en Murcia tiene una tradición de más de dos siglos), cuya imagen permanece en una capilla expuesta en una de las vías más transitadas de la ciudad, junto al puente antiguo sobre el río Segura, de la cual este año se celebra el memorial de esta tradición popular murciana.

Ambas imágenes (portadas por estantes, algunos de los cuales han sido autoridades civiles murcianas: el presidente de la Comunidad de la Región de Murcia y el alcalde de Murcia, entre otros) se han hecho coincidir en el recorrido de la romería en lo alto del puente viejo (donde la Virgen de los Peligros tiene su camarín) discurriendo por el castizo barrio del Carmen hasta la iglesia de idéntica denominación, en que la imagen de la Virgen de los Peligros se ha despedido de la imagen de la Virgen de la Fuensanta en su marcha hacia su Santuario, momento también de la tradicional despedida de las autoridades que le acompañaban. Todo ello, en medio de un gran fervor popular, con un inmenso gentío que les acompañaba, gran parte del cual ha continuado hasta el monte con la Patrona murciana.

Así pues, un día esplendoroso y radiante que ha enmarcado tan singular acto de devoción popular mariana, con un ambiente festivo y alegre entre acordes musicales de una banda y de grupos folclóricos del lugar, discurriendo por el camino hacia el monte en medio de muestras de alegría y devoción durante las más de seis horas que ha durado el traslado de la Virgen.

 

Domingo Delgado Peralta (OFS)

El grito de la Tierra, el grito de los Pobres. Reunión continental JPIC

Las cicatrices que deja el Papa.