Señor, enséñame tus caminos.

A chess piece looks at itself in the mirror.

¡Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor!

Jesús se dirige a “los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo”, hombres con poder, que mantienen un aire de autoridad moral sobre los desgraciados, sobre los pecadores de quienes Dios se habría también olvidado; hombres que se consideran justos, ortodoxos, puros, superiores a la plebe despreciable que los rodea; hombres expertos de Dios y de la ley, que cierran las puertas de la propia vida al amor de Dios que los visita, al Hijo de Dios que los evangeliza.

La mirada de Jesús va a unos y otros: al que desprecia y al despreciado, al ortodoxo y al desviado, al que se cree justo y al que se confiesa pecador.

Un día los encontrará en el templo, entregados a la oración, y nos permitirá verlos a los dos desde los ojos de Dios.

...

Hoy Jesús se dirige a uno de esos dos hijos: al experto, al sabido, al que, mintiendo, a Dios le dice “voy”, al que, mintiendo de nuevo, a Dios le dice “Señor”, al que, ignorando la palabra de su padre, “no va a trabajar en la viña”.

A ese hijo inquisidor y soberbio, retador y despreciador, los publicanos y las prostitutas le llevan la delantera en el camino del reino de Dios.

Jesús se lo recuerda, por si quieren ver –va Jesús curando ciegos-, por si quieren abrir la puerta a la salvación –va Jesús llamando pecadores-, por si quieren apartarse del camino que los está llevando al abismo –va Jesús resucitando muertos-.

Jesús nos lo recuerda, por si queremos entrar en el reino de la misericordia.

Feliz domingo a los pecadores que Dios ama.

 

 

...

Pertenece a la Orden de Frailes Menores. Fue nombrado arzobispo de Tánger por Benedicto XVI en 2007, cuando era párroco en la diócesis de Astorga y profesor en el Instituto Teológico de Compostela.

Novena a San Francisco. Dia 7: Espíritu de Servicio.

¿Qué quieres que te diga?