Se inaugura en Asís el Santuario del Despojo de San Francisco.

El “Santuario della Spogliazione” de San Francisco, que será inaugurado en Asís el próximo 20 de mayo, es una nueva “perla” en el panorama religioso de la “ciudad seráfica”, que ofrecerá a la comunidad cristiana y a los peregrinos, otra “gran oportunidad”, de la cual se “pueden esperar grandes frutos espirituales y pastorales”.

 

Así lo escribe el Papa Francisco en una carta enviada, el pasado Domingo de Pascua, al obispo de Asís, Monseñor Domenico Sorrentino.

 

La ceremonia está enmarcada en un programa de actividades que ha comenzado el pasado domingo, 14 de mayo, y concluirá el próximo día 21 con una misa presidida por el Secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Pietro Parolin.

 

El nacimiento del nuevo santuario, recuerda el Papa en la carta enviada al obispo de Asís, esta ligada a su primera visita pastoral a la ciudad, en octubre de 2013, cuando el pontífice estuvo en la “Sala della Spogliazione” del obispado.

 

Iglesia de Santa Maria Mayor, lugar del nuevo Santuario

Para destacar este “singular episodio”, Mons. Sorrentino ha querido erigir este santuario en la iglesia de Santa María Mayor, la antigua catedral de Asís, y en los lugares del obispado en que tuvieron lugar los eventos que se recuerdan.

 

Es en este mismo lugar donde, hace casi 800 años, el joven Francisco se enfrentó a su padre, con el obispo Guido como testigo, y realizó el gesto clamoroso de despojarse de todo, para ser todo de Dios y de los hermanos.

 

Aquel gesto suele recordarse, en italiano, como la “Spogliazione”, literalmente el “despojo” de San Francisco.

 

Puedes leer la carta completa del Papa Francisco AQUÍ (en italiano) y si quieres más información ESTE es el perfil de Facebook del nuevo Santuario.

...

El episodio que este santuario recuerda es el siguiente.

La renuncia a los bienes (LM 2,4)

Cuando el padre de Francisco se enteró de lo que había hecho su hijo, corrió, todo enfurecido, a San Damián. Francisco, al oír los gritos y amenazas, se escondió en una cueva. Unos días más tarde se reprochó su cobardía, abandonó el escondite y marchó a la ciudad de Asís. Sus conciudadanos, al verlo en el extraño talante que presentaba, lo tomaron por loco. Tan pronto como el padre oyó el clamor del gentío, acudió presuroso y sin conmiseración lo arrastró a casa, lo azotó y lo encerró encadenado. En medio de tanta adversidad, Francisco, lleno de profunda alegría, daba gracias a Dios y se sentía más dispuesto y valiente para llevar a cabo lo que había emprendido. No mucho después se vio precisado el padre a ausentarse de Asís, y la madre libró al hijo de la prisión, dejándole partir. Francisco retornó al lugar en que había morado antes.

Pero volvió el padre, y, al no encontrar en casa a su hijo, corrió bramando al lugar indicado para conseguir, si no podía apartarlo de su propósito, al menos alejarlo de la provincia. Francisco, confortado por Dios, salió espontáneamente al encuentro de su enfurecido padre y le manifestó que estaba dispuesto a sufrir con alegría cualquier mal por el nombre de Cristo. Viendo el padre que le era del todo imposible cambiarle de su intento, dirigió sus esfuerzos a recuperar el dinero. Y, habiéndolo encontrado, por fin, en el nicho de una pequeña ventana, se apaciguó un tanto su furor.

Intentaba después el padre llevar al hijo ante la presencia del obispo de la ciudad, para que en sus manos renunciara a los derechos de la herencia paterna y le devolviera todo lo que tenía. Se manifestó muy dispuesto a ello Francisco y, llegando a la presencia del obispo, no se detiene ni vacila por nada, no espera órdenes ni profiere palabra alguna, sino que inmediatamente se despoja de todos sus vestidos y se los devuelve al padre. Además, ebrio de un maravilloso fervor de espíritu, se quita hasta los calzones y se presenta ante todos totalmente desnudo, diciendo al mismo tiempo a su padre: «Hasta el presente te he llamado padre en la tierra, pero de aquí en adelante puedo decir con absoluta confianza: Padre nuestro, que estás en los cielos, en quien he depositado todo mi tesoro y toda la seguridad de mi esperanza».

Al contemplar esta escena el obispo, admirado del extraordinario fervor del siervo de Dios, se levantó al instante y llorando lo acogió entre sus brazos y lo cubrió con el manto que él mismo vestía. Ordenó luego a los suyos que le proporcionaran alguna ropa para cubrir los miembros de aquel cuerpo. En seguida le presentaron un manto corto, pobre y vil, perteneciente a un labriego que estaba al servicio del obispo. Francisco lo aceptó muy agradecido.

Después, desembarazado ya de la atracción de los deseos mundanos, deja Francisco la ciudad de Asís y se retira a la soledad para escuchar solo y en silencio la voz misteriosa del cielo.

Medjugorje: estas son las conclusiones de la comisión Ruini

Monseñor Aguirre y el cardenal Nzapalainga se juegan la vida para defender a 1500 personas.