Los colores de los franciscanos.

...

Pretender hablar hoy de los colores del hábito que llevan hombres y mujeres que se inspiran en el carisma de Francisco de Asís ciertamente no es empresa fácil. A lo largo de los siglos las Familias de la primera Orden,  la de los hermanos menores”, han adoptado los colores gris (cenizo) y marrón (éste con muchos matices, claro, oscuro, castaño, rojizo…) y también el negro.

Hay congregaciones masculinas y femeninas de reciente fundación que visten incluso el azul, porque a la inspiración franciscana antigua ha venido a añadirse y fundirse la mariana. Evidentemente el color siempre tenía una carga simbólica ligada a la memoria de la identidad espiritual del grupo que lo había escogido. Pero ¿qué pensaba Francisco sobre el color del hábito?

En la Regla él no prescribe ningún color para el hábito de los seguidores penitentes, invitándolos sólo a llevar “ropas humildes”, a “vestirse con hábito viles”. Un biógrafo recuerda  su elogio de la alondra: “Su plumaje es de color tierra. Ella da a los religiosos el ejemplo de que no deben tener hábitos elegantes y finos, sino de color mortecino, como la tierra”.  Hacia 1240, un cronista inglés habla de Hermanos Menores vestidos con “túnicas largas de color gris”. En las Constituciones de Narbona (1260) san Buenaventura, que era el Ministro general, prescribe que los hermanos no se vistan ni de negro ni de blanco.

Los Hermanos Menores Conventuales hasta las Constituciones de 1803 estaban obligados al color gris, pero desde 1823 comenzó a prevalecer el negro.

Los Hermanos Menores Observantes  hacen su paso oficial del gris (cenizo) al marrón en el capítulo de Asís de 1895, cuando León XIII unificó en “Hermanos Menores” las diferentes familias de la Observancia (Reformados, Alcantarinos, Recoletos, etc.).

Los Hermanos Menores Capuchinos decidieron en 1912 tomar el actual color marrón castaño. El color del hábito de las familias franciscanas de la primera Orden nace y evoluciona de corrientes de dentro de la  misma. Hasta 1517 la Familia Franciscana  nacida en 1209 era jurídicamente una, gobernada por un único Ministro general, considerado por todos sucesor directo de san Francisco. En este año, León X dio independencia jurídica al movimiento de la Observancia, iniciado por el hermano laico de san Francisco en Foligno el 1368, forzando al Ministro general de la primitiva familia a entregar el sello oficial  de la Orden al de la Observancia, decretando con esto mismo la derivación de la nueva familia de la antigua y original. ¡El derecho nunca ha cambiado la historia!

De la Observancia, atacada en varios frentes, se deriva también la familia de los Capuchinos (1525), que, bajo la tutela jurídica de los Menores Conventuales alcanza la independencia jurídica en 1628.

 

Pasquale Magro | fuentewww.sanfrancescopatronoditalia.it

Via OFM

Comunidad Esperanza en Guatemala, 14 años sacando niños de la basura.

La revolución de la ternura.