La Iglesia española ayuda a migrantes a obtener ciudadania y residencia.

Las delegaciones de Migraciones de Madrid y Getafe ayudan con cursos de formación a que los migrantes superen la prueba que les exigen para acceder a la nacionalidad. No comparten que se mida el grado de integración a través de un examen, pero «es una necesidad y tenemos que ayudarles a sacarlo adelante». Ya han atendido a 200

La Iglesia acaba de celebrar la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, un acontecimiento que este año, a propuesta del Papa Francisco, se centró en los más vulnerables: los menores. Pero, como recuerda el director del Secretariado de Migraciones de la Conferencia Episcopal, José Luis Pinilla, «la jornada no es flor de un día», pues el trabajo se extiende durante todo el año. En Valencia se acaba de abrir un centro para la acogida a refugiados ahora que arrecia el frío. Mientras, en Cádiz, la Delegación de Migraciones sigue acogiendo a los recién llegados que ya no caben ni en el CIE de Tarifa ni en el CETI de Ceuta.

En Madrid, la archidiócesis, a través de la Delegación de Migraciones, lleva trabajando desde marzo de 2016, entre otras iniciativas, en la preparación de migrantes que se presentan a la Prueba de Conocimientos Constitucionales y Socioculturales de España, requisito indispensable para obtener la nacionalidad española.

Probar la integración

Esta iniciativa nace de la necesidad que tienen muchos migrantes de formarse después de que en octubre de 2015 entrara en vigor un nuevo procedimiento para adquirir la nacionalidad, en el que se pide la acreditación de que el solicitante está integrado en la sociedad. La fórmula introducida es la realización de una prueba de conocimiento de lengua española para aquellos cuyo país no tenga como lengua oficial el castellano y otra de conocimientos constitucionales y socioculturales. Pepe Serrano, uno de los coordinadores del curso de formación que imparte la Delegación de Migraciones, explica: «Fuimos muy críticos cuando se puso en marcha esta prueba, pues entendíamos que el hecho de conocer teóricamente todas estas cosas no es sinónimo de integración. Algunas personas pueden no pasar el examen y sí están perfectamente integrados. No nos gusta, pero es una necesidad que ahora tienen los migrantes y tenemos que ayudarlos a sacarlo adelante».

...

La prueba, que organiza y administra el Instituto Cervantes, consta de 25 preguntas tipo test agrupadas en cinco apartados: conocimiento del Gobierno, poderes e instituciones; leyes fundamentales y mecanismos de participación ciudadana; deberes y derechos, organización territorial y geografía; tradiciones, cultura e historia; y vida cotidiana y sociedad.

Para superar el examen, que cuesta en torno a 85 euros, los solicitantes tienen que contestar correctamente al menos 15 preguntas. «Las personas que acuden a nosotros no tienen una gran formación, ni están habituadas a estudiar y, por ello, creemos muy importante ayudarlos. Además, no queremos que la gente se gaste el dinero del examen sin garantías de que van a aprobar», explica Serrano.

Materiales para un 100 % de aprobados

Así, la Delegación de Migraciones de Madrid, unida a la de Getafe, elaboró una serie de materiales que pudieran ser útiles desde el punto de vista pedagógico, de modo que hicieran el estudio de la materia mucho más fácil. «Es una propuesta que entra por los ojos, pues es una presentación con las 300 preguntas en la que asociamos la respuesta correcta de cada una de ellas a una imagen. Así, cuando se pregunta quién es el jefe del Estado, incluimos una foto de Felipe VI. De este modo es más sencillo».

Con esta base comenzaron a organizarse los cursos, que se extienden durante un mes en una sesión semanal de dos horas y media. No querían que fueran demasiado largos e intensos, «pues la gente que viene a nosotros tiene ocupaciones y no puede dedicar una semana entera a esto. Vimos, además, que nuestra propuesta era razonable y que la gente salía preparada. De hecho, hasta el momento, todos los alumnos del curso, unos 200 desde marzo hasta diciembre, han aprobado», agrega.

Tal es la demanda de los cursos que la delegación ya ha programado hasta junio nuevas ediciones, hasta un total de nueve, que se reparten por distintas zonas de las diócesis de Madrid y Getafe, con un amplio espectro en días y horarios.

Los cursos son gratuitos y están abiertos a todas las personas que necesiten superar la prueba, siempre previa inscripción, que se puede realizar a través del correo electrónico educacion@astimadrid.es o en el teléfono 913656518. Además, la delegaciones diocesanas facilitarán información sobre los requisitos y el procedimiento para la obtención de la nacionalidad española por residencia y el asesoramiento y apoyo necesario en la presentación de la solicitud.

Via Alfa y Omega

Presentan en Madrid la Jornada de la Infancia Misionera 2017

Laudato Si: un juego para ayudarte a reducir tu huella de carbono.