La Eucaristía como antídoto frente a la indiferencia

(Mensaje  de la Comisión episcopal de la Pastoral Social con motivo de la festividad del Corpus Christi)

CorpusChristi_DominioPublico

EL PROXIMO 7 DE JUNIO LA IGLESIA CELEBRA FESTIVIDAD DEL CORPUS CHRISTI.

 

El papa Francisco ha denunciado con frecuencia la indiferencia como uno de los grandes males de nuestro tiempo. El olvido de Dios y de los hermanos está alcanzando dimensiones tan hondas en la convivencia social que podemos hablar de una “globalización de la indiferencia” .

Ante esta dolorosa realidad, los obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral Social nos invitan a contemplar, celebrar y adorar a Jesucristo en el sacramento de la Eucaristía como el medio más eficaz para vencer y superar la indiferencia. La Eucaristía tiene el poder de trasformar el corazón de los creyentes, haciendo así posible el paso de la “globalización de la indiferencia” a la “globalización de la caridad”, impulsándonos a la vivencia de la comunión fraterna y del servicio a nuestros semejantes.

 

«¿Dónde está tu hermano?» (Gn 4,9).

 

El apóstol Pablo les decía a los cristianos de Corinto que la recepción del Cuerpo y la Sangre de Cristo tiene el poder de establecer una comunión tan fuerte entre quienes creen en Él que aleja del corazón humano la indiferencia y la división. (1Cor 10,16-17).

...

Esta comunión eucarística, que nos transforma en Cristo y nos permite crecer como miembros de su cuerpo, nos libera también de nuestros egoísmos y de la búsqueda de los propios intereses.

«Quien reconoce a Jesús en la Hostia santa, lo reconoce en el hermano que sufre, que tiene hambre y sed, que es extranjero, que está desnudo, enfermo o en la cárcel; y está atento a cada persona, se compromete, de forma concreta, en favor de todos aquellos que padecen necesidad». Explica el comunicado emitido por la Oficina de información de la Conferencia Episcopal Española. Que nos invita a concretizar en el hermano necesitado el Misterio real celebrado litúrgicamente.

 

“De la Eucaristía derivan el sentido profundo de nuestro servicio y la responsabilidad en la construcción de una Iglesia fraterna y esperanzada, así como de una sociedad solidaria y justa.” Prosigue el documento.

 

En este mismo sentido, la campaña de Cáritas  plantea este año una pregunta muy directa y concreta: «¿Qué haces con tu hermano?». A esta pregunta, no podemos responder como Caín: «¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?» (Gn 4,9). Hoy y siempre estamos llamados a preguntarnos dónde está el hermano que sufre y necesita nuestra presencia cercana y nuestra ayuda solidaria”.

 

Transformados en Cristo, globalicemos la misericordia

 

Los obispos nos invitan a la salida de nosotros mismos hacia el hermano:

“Estamos llamados a dejarnos afectar por la realidad y por la situación social que sufren nuestros hermanos más débiles y necesitados. Es urgente romper el círculo que nos aísla llevándonos a un individualismo que hace difícil el desarrollo del amor y la misericordia en nuestro corazón.”

Fuente :Comisión Episcopal de Pastoral Social. Oficina de Información de la  Conferencia Episcopal Española. http://www.conferenciaepiscopal.es

Aprender a Ver: Todo es Santo

Supermercados solidarios en Roma