Guerras de frontera. El negocio detrás del drama.

...

En este informe se recoge el lucro que muchos están obteniendo del drama de los refugiados. El dinero, una vez más, detrás de la tragedia humana. 

Resumen ejecutivo:

Mientras decenas de miles de refugiados mueren al intentar llegar a Europa huyendo de la violencia, hay quien se lucra con su tragedia. Este informe denuncia a las empresas militares y de seguridad que se han beneficiado con la crisis, primero vendiendo armas y, después, obteniendo contratos multimillonarios para suministrar equipos y tecnología de vigilancia de fronteras.

La crisis de refugiados a la que se enfrenta Europa ha causado consternación en los pasillos del poder y ha calentado el debate en las calles. Ha puesto de manifiesto una fractura de todo el proyecto europeo, ya que los Gobiernos no han logrado ponerse de acuerdo ni tan siquiera con el reparto de unos pocos refugiados. En cambio, no han parado de culparse los unos a los otros. Los partidos de extrema derecha han aumentado su popularidad entre las comunidades afectadas por el impacto de la austeridad, culpando de la recesión económica a un chivo expiatorio muy oportuno en vez del poderoso sector bancario. Y los que más están sufriendo son los refugiados, que están huyendo de una terrible situación de violencia y adversidad para terminar atrapados entre fronteras o entre países, y empujados a optar por rutas aún más peligrosas para llegar a zonas seguras.

Sin embargo, hay un grupo de intereses que solo se ha beneficiado de la crisis de los refugiados y, en particular, de la inversión que ha desembolsado la Unión Europea para ‘asegurar’ sus fronteras. Se trata de las compañías de defensa y seguridad que proporcionan el equipo a los guardias fronterizos, la tecnología de vigilancia para monitorizar las fronteras y la infraestructura tecnológica para realizar el seguimiento de los movimientos de población.

Este informe arroja luz sobre esos actores que se están aprovechando de la seguridad fronteriza, analizando quiénes son y qué servicios prestan, cómo influyen en las políticas europeas y se benefician de ellas, y qué fondos reciben de los contribuyentes. El informe muestra que, lejos de ser beneficiarias pasivas de la generosidad europea, estas empresas están fomentando activamente una creciente ‘segurización’ de las fronteras europeas y están dispuestas a proporcionar tecnologías cada vez más severas para ello.

Lo más perverso de todo es que también demuestra que algunos de los beneficiarios de los contratos de seguridad en las fronteras son algunos de los mayores vendedores de armas a la región de Oriente Medio y el Norte de África, alimentando el conflicto que es la causa de muchos de los refugiados. En otras palabras: las compañías que están creando la crisis después se benefician de ella.

Además, han recibido el apoyo de los Estados europeos que les han otorgado las licencias necesarias para exportar armas y, después, les han concedido contratos de seguridad fronteriza para hacer frente a las consecuencias. Sus acciones también se deben entender en el marco de una respuesta a la crisis de los refugiados por parte de la UE cada vez más militarizada.

La Comisión Europea, blandiendo el estandarte de la ‘lucha contra la inmigración ilegal’, prevé transformar su agencia de seguridad fronteriza, Frontex, en una Agencia Europea de Guardia Costera y Fronteriza más poderosa. Esta controlaría las iniciativas de seguridad fronteriza de los Estados miembros y desempeñaría un papel más activo como vigilante de las fronteras, entre otras cosas mediante la adquisición de su propio equipamiento. Esta agencia cuenta con el respaldo de EUROSUR, un sistema de la UE que conecta los sistemas de vigilancia y supervisión de la seguridad fronteriza entre los Estados miembros y terceros Estados.

La militarización de la seguridad fronteriza también se refleja en los objetivos militares de la ‘Fuerza Naval de la UE – Operación Mediterránea Sofía’ (EUNAVFOR MED), así como el uso del ejército en muchas fronteras, como las de Hungría, Croacia, Macedonia y Eslovenia. Las misiones navales de la OTAN en el Mediterráneo ya están colaborando de forma activa con la seguridad fronteriza de la UE.

Mientras tanto, a los países que no forman parte de la UE se los está abocando a asumir el papel de puestos de avanzada para tratar de impedir que los refugiados lleguen a las fronteras de la UE. Los recientes acuerdos migratorios entre la UE y Turquía, que han recibido duras críticas de las organizaciones de derechos humanos, deniegan a los refugiados el acceso a Europa y han dado lugar a más violencia contra ellos.

El informe muestra que:

  • El mercado de la seguridad fronteriza está en pleno auge. Se estima en unos 15.000 millones de euros en 2015 y se prevé que aumente hasta superar los 29.000 millones de euros anuales en 2022.
  • El negocio de las armas, en particular las ventas a Oriente Medio y al Norte de África, de donde proceden la mayoría de los refugiados que huyen, también está en pleno auge. Las exportaciones globales de armas a Oriente Medio han aumentado en un 61% entre 2006-2010 y 2011-2015. Entre 2005 y 2014, los Estados miembros de la UE otorgaron licencias de exportación de armas a Oriente Medio y al Norte de África por un valor de más de 82.000 millones de euros.
  • La respuesta normativa europea a los refugiados, que se ha centrado en los traficantes y el fortalecimiento de las fronteras exteriores (incluido en países fuera de la UE), ha dado lugar un gran aumento del presupuesto que beneficia a estas empresas.
    • La financiación total de la UE para medidas de seguridad en las fronteras a través de sus principales programas de financiación es de 4.500 millones de euros entre 2004 y 2020.
    • El presupuesto de Frontex, la principal agencia de control de fronteras, aumentó un 3688% entre 2005 y 2016 (de 6,3 millones de euros a 238,7 millones de euros).
    • A los nuevos Estados miembros de la UE se les ha exigido que refuercen las fronteras como condición para adherirse a la Unión, creando nuevos mercados con los que generar lucro. El equipamiento adquirido o actualizado con dinero del Fondo para las Fronteras Exteriores incluye 545 sistemas de vigilancia de fronteras, 22.347 elementos para la vigilancia de fronteras y 212.881 elementos para el control fronterizo.
    • Algunos de los permisos de venta de armas a Oriente Medio y al Norte de África también tiene por objeto el control fronterizo. En 2015, por ejemplo, el Gobierno holandés concedió una licencia de exportación de 34 millones de euros a Thales Nederland para la entrega de sistemas de radar y C3 a Egipto, a pesar de los informes de violaciones de derechos humanos en el país.
  • La industria europea de seguridad fronteriza está dominada por grandes empresas de armas, las cuales han expandido o ampliado sus divisiones de seguridad, así como una serie de empresas de tecnología y especializadas en seguridad más pequeñas. El gigante de armas italiano Finmeccanica identificó “los sistemas de control de fronteras y de seguridad” como uno de los principales impulsores del aumento de pedidos e ingresos.
  • Entre los grandes actores del complejo europeo de seguridad fronteriza se encuentran también compañías que fabrican armas como Airbus, Finmeccanica, Thales y Safran, así como el gigante de la tecnología Indra. Finmeccanica y Airbus han sido los principales beneficiarios de contratos europeos destinados a reforzar las fronteras. Airbus es, además, el principal beneficiario de los contratos de financiación para investigación en seguridad.
  • Finmeccanica, Thales y Airbus, actores destacados del negocio de la seguridad en la UE, son también tres de los cuatro principales comerciantes de armas europeos, y están vendiendo a países de Oriente Medio y el Norte de África. Sus ingresos totales en 2015 ascendieron a 95.000 millones de euros.
  • Las compañías israelíes son las únicas no europeas que reciben fondos de investigación (gracias a un acuerdo de 1996 entre Israel y le UE) y también han participado en el refuerzo de las fronteras de Bulgaria y Hungría, además de promover su experiencia con el muro de separación de Cisjordania y la frontera de Gaza con Egipto. La firma israelí BTec Electronic Security Systems, seleccionada por Frontex para participar en abril de 2014 en su taller sobre ‘Sensores y plataformas en vigilancia de fronteras’, alardeó en su solicitud de fondos de que sus “tecnologías, soluciones y productos están instalados en la frontera israelo-palestina”.
  • La industria de las armas y de la seguridad ayuda a determinar las políticas europeas de seguridad fronteriza a través de grupos de presión, su interacción regular con las instituciones de la UE especializadas en fronteras y su papel determinante en la política de investigación. La Organización Europea para la Seguridad (EOS), de la que forman parte Thales, Finmeccanica y Airbus, ha estado muy activa defendiendo el incremento de la seguridad fronteriza. Muchas de sus propuestas, como la de crear una agencia paneuropea de seguridad fronteriza, han terminado materializándose en políticas reales (véase, por ejemplo, la transformación de Frontex en la Agencia Europea de Guardia Costera y Fronteriza, EBCG). Además, las jornadas bianuales que organiza Frontex/EBCG con la industria y la participación de esta en mesas redondas especiales sobre seguridad y ferias especializadas en armas y seguridad aseguran una comunicación frecuente y una afinidad natural para la cooperación.
  • La industria de las armas y la seguridad ha conseguido captar 316 millones de euros de financiación destinados a la investigación en temas de seguridad, estableciendo la agenda para la investigación, desarrollándola y, después, muchas veces, beneficiándose de los contratos resultantes. Desde 2002, la UE ha financiado 56 proyectos en el campo de la seguridad y el control de fronteras.

En conjunto, las pruebas revelan una creciente confluencia de intereses entre los líderes políticos europeos que buscan militarizar las fronteras y los principales contratistas de defensa y seguridad que proporcionan los servicios. Pero esta no es solo una cuestión de conflictos de interés o de que algunos actores se estén beneficiando con la crisis, sino que también atañe a la dirección que está adoptando Europa en este momento crítico. Hace más de medio siglo, el entonces presidente estadounidense Eisenhower advirtió de los peligros del complejo militar-industrial, cuyo poder podría “amenazar nuestras libertades y procesos democráticos”. Hoy en día tenemos un complejo militar-de seguridad-industrial aún más potente, que utiliza tecnologías que apuntan hacia el exterior y el interior, y que en estos momentos se están dirigiendo contra algunas de las personas más vulnerables y desesperadas del planeta. Permitir que este complejo escape a todo examen representa una amenaza para la democracia y para una Europa construida sobre los ideales de la cooperación y la paz. Como dijo Eisenhower: “Por el largo camino de la historia que aún se ha de escribir… este mundo nuestro, que cada vez se vuelve más pequeño, debe evitar convertirse en una comunidad de horribles temores y odio, y ser, en cambio, una orgullosa alianza de confianza y respeto mutuo”.

Lee el informe completo:

Descarga el PDF aquí o léelo online en nuestro kiosco.

¿Que te ha parecido esto?

La corona de espinas

El Video del Papa pide este mes por los jóvenes.