Examen de conciencia desde la Evangelii Gaudium.

...

Examen de conciencia 1ra entrega

Desde Tiempo de Evangelizar queremos proponer, a la luz de las interpelantes reflexiones del PapaFrancisco en su exhortación Evangelii Gaudium, una suerte de “examen de conciencia” para agentes pastorales, que permita purificar el propio camino y abrirnos a la acción poderosa del Espíritu Santo que nos quiere llevar a Cristo y a los demás. Para eso, hemos reformulado las palabras del Papa en forma de preguntas para que puedan guiar ese camino personal de arrepentimiento, conversión y alegría que pide el Papa.

En este caso, nos detenemos en las tentaciones vinculadas con el individualismo (EG 78-80):

  • ¿Vivo con una preocupación exacerbada por los espacios personales de autonomía y de distensión, que lleva a vivir las tareas como un mero apéndice de la vida, como si no fueran parte de la propia identidad?
  • ¿Confundo la vida espiritual con algunos momentos religiosos que brindan cierto alivio pero que no alimentan el encuentro con los demás, el compromiso en el mundo, la pasión evangelizadora?
  • ¿Vivo un individualismo acentuado, una crisis de identidad o una caída del fervor?
  • ¿Me influye la cultura mediática y algunos ambientes intelectuales cuando transmiten una marcada desconfianza hacia el mensaje de la Iglesia y un cierto desencanto?
  • ¿Tengo una especie de complejo de inferioridad que me lleva a relativizar u ocultar mi identidad cristiana y mis convicciones?
  • ¿Soy feliz con lo que soy y hago, me siento identificado con la misión evangelizadora?
  • ¿Ahogo mi alegría misionera en una especie de obsesión por ser como todos y por tener lo que poseen los demás?
  • ¿Vivo las tareas evangelizadoras como algo forzado? ¿Les dedico a ellas pocos esfuerzos y un tiempo muy limitado?
  • ¿Actúo como si Dios no existiera, decido como si los pobres no existieran, sueño como si los demás no existieran, trabajo como si quienes no recibieron el anuncio no existieran?
  • ¿Me aferro a seguridades económicas, o a espacios de poder y de gloria humana que procuro por cualquier medio, en lugar de dar la vida por los demás en la misión?

¡No nos dejemos robar el entusiasmo misionero! (EG 80).

Oración a San Francisco en forma de desahogo.

OFS: AMAR AL HERMANO CON CORAZÓN DE MADRE