En el día de Santa Clara: ¡Señor, llévame contigo!

Voy a imaginar por un momento dirigida a todos los fieles aquella carta –la cuarta- que Clara de Asís dirigió a Inés de Praga:

Ahora, al escribir a tu caridad, salto de gozo y exulto contigo con el gozo del espíritu, porque tú, esposa de Cristo, renunciando a todas las vanidades de este mundo, te has desposado admirablemente… con el cordero inmaculado, que quita los pecados del mundo.

Dichosa, en verdad, aquella a la que se le ha dado gozar de este sagrado banquete, y apegarse con todas las fibras del corazón a aquel cuya belleza admiran sin cesar todos los bienaventurados ejércitos celestiales, cuyo amor enamora, cuya contemplación reanima, cuya benignidad llena, cuya suavidad colma, cuyo recuerdo ilumina suavemente, cuyo perfume hará revivir a los muertos, cuya visión gloriosa hará dichosos a todos los ciudadanos de la Jerusalén celestial”.

Más que estar en las palabras del mensaje, Cristo es el mensaje, y está en Clara que lo envía, y está en Inés que lo recibe.

Asociados a la presencia de Cristo que todo lo envuelve y todo lo penetra, aparecen la danza y el gozo.

De Cristo se siente el amor, la benignidad, la suavidad, el perfume.

...

Su contemplación, reanima; su recuerdo, ilumina… su visión gloriosa será el cielo de los bienaventurados.

Ahora, la hermana Clara escribe:

Mira diariamente este espejo, oh reina, esposa de Jesucristo y observa constantemente en él tu rostro, para que puedas así engalanarte toda entera, interior y exteriormente, envuelta y ceñida con variedad de galas, y adornada, como corresponde a la hija y esposa amadísima del Rey sumo, con las flores y los vestidos de todas las virtudes”.

Cristo Jesús es el espejo en el que la esposa se ha de mirar; él es el ejemplo que la esposa ha de imitar.

Y se nos invita a contemplar con la gracia de Dios “la bienaventurada pobreza, la santa humildad y la inefable caridad” que resplandecen en todo el espejo, es decir, en toda la vida de Jesús de Nazaret.

No podré seguir a Jesús si no me miro en Jesús.

Tarea de toda la vida para los fieles es hacer posible un «sí» de corazón a Jesús de Nazaret.

Y también eso intentamos decir cuando pedimos: ¡Señor, Llévame contigo!

 

Mons. Santiago Agrelo, OFM

Arzobispo de Tánger.

La Iglesia de Amazonia pide a Evo Morales que no se destruya el TIPNIS

¡Que no, que no!