El Papa recuerda en el Ángelus al capuchino Arsenio da Trigolo

...

Después de rezar el Ángeus desde la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco recordó que el día anterior fue beatificado en Milán (Italia) el P. Arsenio da Trigolo, de los Hermanos Menores Capuchinos y fundador de las Hermanas de María Santísima Consoladora.

“Demos gracias al Señor por este humilde discípulo suyo, que también en las adversidades y en las pruebas no perdió nunca la esperanza”, dijo.

En la homilía de la ceremonia de beatificación, el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, destacó las virtudes de la “humildad y de la caridad” que fueron “los pilares de su espiritualidad”.

...

“Su comportamiento frente a desaires y descortesías era responder siempre con una sonrisa indulgente” y “fue testimoniado también por sus hijas espirituales por las cuales tenía una actitud de gran caridad y benevolencia”.

El P. Arsenio da Trigolo, sacerdote profeso de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos, nació en la localidad italiana de Trigolo, provincia de Cremona, el 13 de junio de 1849. Su nombre, antes de ingresar en la orden de los Capuchinos, era Giuseppe Migliavacca, y fundó la Congregación de las Hermanas de María Santísima Consolatrice.

El futuro beato se ordenó sacerdote en el año 1874 y un año después entró en la Compañía de Jesús, donde ejerció su ministerio hasta 1892, año en que, para no verse privado de la posibilidad de ejercer su ministerio apostólico, se ve obligado contra su voluntad a abandonar la Compañía. Posteriormente entró en la orden de los Capuchinos con el nombre de Arsenio da Trigolo. Murió el 10 de diciembre de 1909.

Crisis religiosa

Francisco de Asís, una mirada fresca sobre un mundo nuevo.