Como la lluvia sobre tu tierra

De la mano, así es como la madre Iglesia nos lleva a gustar el misterio de la celebración eucarística: ella prepara para sus hijos la mesa de la palabra que escuchamos, ella nos ayuda a contemplar las cosas divinas, ella nos dispone para que, en la mesa del Cuerpo de Cristo, comulguemos, comiendo y bebiendo, lo que en la mesa de la Palabra habíamos comulgado escuchando y contemplando.

El de la homilía es un tiempo para la contemplación.

Tres imágenes ofrece hoy a la mirada de la fe la mesa de la palabra: Una representa la palabra que sale de la boca de Dios; otra muestra a Dios ocupado en trabajos de labranza; la tercera nos acerca al misterio de la palabra del Reino sembrada en el corazón de los hombres.

 

La palabra que sale de la boca de Dios:

Para todos resulta familiar aquella cita de la Sagrada Escritura que hizo Jesús en el desierto: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios[1]. “Palabra que sale de la boca de Dios” es la palabra creadora que da consistencia al universo, es la palabra de la promesa a Abrahán y a su descendencia, es la palabra de la ley divina entregada a Israel en el Sinaí. “Palabra que sale de la boca de Dios” es la que divide el mar para dar libertad a un pueblo de esclavos, es la que convoca el maná en las mañanas del desierto para saciar el hambre de su pueblo, es la que saca de la roca manantiales de agua para apagar la sed de los rebeldes. “Palabra que sale de la boca de Dios” es la que da esperanza a los pobres, consuelo a los afligidos, fortaleza a los que ya se doblan. De esa palabra decimos que “sale de la boca de Dios”, pues es en la boca donde resuenan y de donde parecen salir nuestras palabras; entendemos, sin embargo, que la palabra de Dios sale de Dios, sale de su intimidad, de sus entrañas de madre, de su corazón de padre, de su voluntad, del amor que es su propio ser: ese amor es nuestra fuerza, esa voluntad es nuestra luz, esa palabra es nuestra vida: ¡Es verdad, el hombre vive de toda palabra que sale de la boca de Dios!

Pero hoy, en nuestra eucaristía, el profeta nos ha invitado a contemplar la palabra de Dios, no como un sonido en el aire, ni como escritura en las páginas de un libro sagrado, sino como lluvia y nieve que bajan del cielo a la tierra y no vuelven al cielo sino después de haber cumplido su misión, que es la de empapar la tierra, fecundarla y hacerla germinar para que dé semillas y pan. Así, la palabra que viene de Dios, no vuelve a Dios sin haber cumplido su encargo.

La imagen de la lluvia y la nieve que bajan del cielo y vuelven al cielo, evoca el misterio de la encarnación y también el de nuestra celebración eucarística.

Por la encarnación del Hijo de Dios, lluvia y nieve del cielo, la palabra divina empapó la tierra de esperanza, la fecundó de santidad, para que el árbol viejo de la humanidad caída diese de nuevo frutos de vida eterna. Si le preguntas a Jesús de Nazaret cuál es el encargo que ha recibido del Padre, él te dirá: “Yo he venido en nombre de mi Padre”; “yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia”; “yo he venido para servir, y dar la vida en rescate por muchos”; “he venido a buscar y salvar lo que estaba perdido”.

Ya sé que no podemos encerrar en palabras, aunque sean infinitas palabras, el misterio revelado en la encarnación del Hijo de Dios. Por eso a cada uno de nosotros se le ha dado la gracia y la tarea de entrar cada día de nuestra vida en esa historia de amor para conocer el encargo que el Hijo de Dios ha recibido y cumplido.

Quiere ello decir que tampoco se podrá nunca encerrar en palabras el misterio de la eucaristía; sólo se nos concede la gracia y se nos confía la tarea de entrar en él, gustar de él, ahondar en él, pues es en la eucaristía donde de modo real y verdadero alcanza a los hijos de la Iglesia la lluvia y la nieve del cielo, es en la eucaristía donde se nos ofrece la palabra divina, el Hijo de Dios, que viene a empapar nuestra tierra, a fecundarla y hacerla germinar.

 

Dios, solícito labrador:

...

Por su parte el salmista ha propuesto a la mirada contemplativa de nuestra fe la imagen de Dios, labrador solícito de su tierra. Considera los múltiples aspectos de la acción divina que en el Salmo se describen: “Tú cuidas de la tierra, la riegas, la enriqueces… preparas los trigales, riegas los surcos, igualas los terrones… coronas el año con tus bienes”. Las palabras evocan aquel paraíso terrenal plantado por Dios para el hombre que había creado; evocan también la tierra prometida, aquella tierra que manaba leche y miel, la tierra en la que Dios colocó a Israel para que en ella viviese con libertad de hijo. Pero, sobre todo, aquellas palabras de nuestra oración traen a la memoria de la fe el misterio de la encarnación, e iluminan con luz nueva el misterio de nuestra eucaristía. Hoy hemos cantado con el salmista y dijimos: “Tú cuidas de la tierra, la riegas, la enriqueces”; nuestras voces se unieron a la suya en el canto porque habíamos escuchado la revelación de “la palabra que sale de la boca de Dios” para que la tierra dé semilla al sembrador y pan al que come; pero las palabras de aquel canto a Dios labrador nosotros las dijimos también y sobre todo porque el Padre Dios nos ha dado a Cristo, y Cristo es para nosotros sacramento que oculta y desvela todo el cuidado de Dios por su tierra.

Al darnos a su Hijo –encarnación y eucaristía-, Dios ha preparado para nosotros los trigales, ha regado los surcos, ha igualado los terrones. En Cristo la acequia de Dios va llena de agua para el mundo entero; en nuestra eucaristía Dios corona con sus bienes el año de la salvación.

 

La palabra del Reino:

La tercera imagen de esta liturgia festiva hace referencia al destino de la palabra del Reino. Pudiera parecernos una palabra desaprovechada, pues a nadie se le oculta que, sembrada generosamente por el sembrador –los mensajeros del evangelio-, puede malograrse de muchas maneras; pero algo en esa parábola nos está diciendo que aquel ciento por uno y aquel sesenta y aquel treinta que la semilla produce en la tierra buena, compensan con creces la semilla que haya podido perderse caída al borde del camino, abrasada en terreno pedregoso, o ahogada entre zarzas.

Antes, sin embargo, de que consideréis la parábola del sembrador como una promesa de fruto abundante para la siembra del Reino de Dios, creo que a todos nos ayudará gustar de esta narración evangélica y verla como anuncio profético de lo que estamos viviendo en la eucaristía dominical, pues la palabra del Reino hoy ha sido sembrada ya en nuestra tierra, y nos disponemos además a recibir en la santa comunión la semilla de la humanidad celeste que es Cristo resucitado. Es buena la semilla, es cuidadoso el labrador; sólo cabe esperar una cosecha de fruto abundante para el Reino de Dios.

 

Bajo el signo de la cruz:

Es hermoso todo lo que hemos contemplado en el misterio de la palabra de Dios, pero vosotros, iluminados por la fe, sabéis que nada hay verdadero y espiritual, tampoco belleza, que no esté marcado con el signo de la cruz.

Por eso os invito todavía a discernir ese sello de autenticidad divina en todo lo que hoy hemos admirado y gustado.

Mira cómo baja la lluvia a empapar tu tierra, mira a Cristo, “el cual, siendo de condición divina… se despojó de sí mismo… y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz”. Mira cómo prepara el Padre Dios esta tierra suya que es cada uno de nosotros: “Él nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo”, él, “por el grande amor con que nos amó, estando muertos a causa de nuestros delitos, nos vivificó juntamente con Cristo… y con él nos resucitó y nos hizo sentar en los cielos en Cristo Jesús”. Mira cómo siembra Dios la palabra del Reino en nuestra vida: “Tanto amó Dios al mundo que le dio a su propio Hijo”.

Nada hay en nosotros verdadero y espiritual que no sea trabajado con la cruz de Cristo, nada que no sea mullido con el Espíritu de Cristo, nada que no sea regado con la sangre de Cristo.

Hemos contemplado tres imágenes. En todas hemos visto el sello de la cruz. La luz que todas las ilumina es el amor que Dios nos tiene.

Feliz domingo.

Mons. Santiago Agrelo, OFM

Arzobispo de Tánger.

[1] Mt 4, 4; cf. Dt 8, 3.

Pertenece a la Orden de Frailes Menores. Fue nombrado arzobispo de Tánger por Benedicto XVI en 2007, cuando era párroco en la diócesis de Astorga y profesor en el Instituto Teológico de Compostela.

«Alepo más bonita», 200 voluntarios pintan la ciudad

Sembrar