Chelito Nuñez: “El franciscano o es servidor o no tiene sentido”

Chelito recibe el saludo del Ministro General Tibor Kauser
...
Chelito recibe el saludo del Ministro General Tibor Kauser
Chelito recibe el saludo del Ministro General Tibor Kauser

Tras 51 años de profesión y 12 años en el Consejo de Presidencia como delegada de lengua castellana, María Consuelo Queremel de Nuñez, madre de 3 hijos y abuela de otros tantos, se ha convertido hoy en la cuarta Viceministra General de la Orden Franciscana Seglar.

Forma parte del Consejo Internacional desde la época en que fue ministra Manuela Mattioli (1978) a quien ayudó como secretaria y la acompaño por buena parte del mundo en cada capítulo general y nacional. Tiene, por tanto, una amplísima visión de la vida y realidad de la Orden.

“Comencé con Manuela ayudándola en la secretaria, en un tiempo donde las comunicaciones venían por carta y había que responderlas a máquina…” nos cuenta.

Pertenece a la fraternidad local de Nuestra Señora de Chiquinquira, en su Venezuela natal y nos concedió esta entrevista hace un par de semanas a su paso por Madrid de camino al Capitulo General que se está celebrando en Asís.

Pazybien.es (pyb): ¿Cómo puede un laico compatibilizar tanta actividad, durante tantos años de servicio a la Orden, con una familia?

María Consuelo (Chelito): Lo más importante es la pasión que uno tenga por las cosas que uno quiere hacer. Eso se traduce en que el amor y la pasión que tú pones son vistos por tu familia y aprenden a respetarlo y a amarlo. Y siempre y cuando ellos vean que tú haces esas cosas sin restarles tiempo a ellos mismos, también apoyan tu actividad.

Siempre, para mí, la familia ha sido prioridad y está claro que lo que he hecho en los últimos años no lo hubiese podido hacer cuando mis hijos eran pequeños. De hecho yo iba a la fraternidad solo dos veces al mes porque con los peques era imposible. Pero en aquellos años mi servicio con Manuela me ayudo a sentirme unida a la fraternidad aun sin estar allí físicamente. Recuerdo que eran horas y horas que, desde mi casa, utilizaba para traducir correspondencia y redactar cartas.

Siempre estuve activa desde mi casa sirviendo a la Orden, incluso cuando fui Ministra Nacional de Venezuela, durante 6 años, las visitas a las fraternidades del interior las delegaba en otros hermanos para no dejar solos a mis hijos.

Y yo creo que mi familia me ha apoyado porque incluso ellos se han beneficiado. Porque cuando tú trabajas para Dios y para el prójimo eso te va cambiando, te va transformando y genera una sinergia de cosas buenas.

(pyb) ¿Alguno de los hijos salió franciscano?

(Chelito) Mi hija. Todos desde pequeños eran de la NIFRA pero mi hija fue la que, ya de mayor, profeso en la fraternidad. Es muy gracioso porque coincidimos en la misma fraternidad y ella viene ahora con sus hijos pequeños a las reuniones y me recuerda a mí misma.

...

(pyb) ¿En todos estos años recorriendo las distintas fraternidades, has visto algún emprendimiento social que te haya llamado la atención?

(Chelito) Si, hay demasiados, muchos ejemplos alrededor del mundo. Por cercanía destacaría, por ejemplo, una visita que hicimos al Perú, luego del terremoto (Agosto 2007 NdR) para entregar unos fondos que habíamos recaudado desde el CIOFS y fue muy emocionante ver lo que se hizo con esos fondos. En Colombia, en la Tercera de Bogotá, hay una fraternidad que tiene un comedor que atiende a cientos de hermanos y hermanas, cada sábado por la noche y los domingos por la mañana. Es muy impresionante ver la cola que se forma cada día, a pesar de la violencia que muchas veces se da, y como las hermanas de la fraternidad atienden a cada uno. En Brasil también hay una organización fantástica que tiene una red de albergues para gente en situación de calle, lo llevan los hermanos de la Primera Orden pero también colaboran muchos hermanos de la OFS.

Nosotros en Venezuela, luego del deslave del 99, me involucré para ayudar y fue algo que me cambio para siempre. Recibimos unos fondos y junto con la Familia Franciscana creamos una fundación que se llama Manuela Mattioli y de la cual soy responsable, hicimos un desarrollo habitacional para personas damnificadas y construimos unas viviendas hermosas para ellos.

(pyb) ¿Se puede ser franciscano sin acción?

(Chelito) No, eso es imposible. Ya no se trata de una acción del tipo apostolado, es más que eso, es una transformación del ser en un servidor. Cuando la gente te dice “¿Qué hacen los franciscanos?” mi respuesta es simple: Uno vive, uno sirve, la vida de uno si no está ligada a tratar de hacer feliz a otra persona no tiene sentido. Toda la vida del franciscano debe estar orientada al otro.

(pyb) ¿Cómo te imaginas la OFS dentro de 10 años?

(Chelito) Yo creo que Francisco de Asís se abre paso en el mundo de una manera tan evidente, tan siempre nueva, que es una constante novedad, sobre todo para los jóvenes. Por tanto siempre habrá cambios, una constante renovación. Y gracias a Francisco de Roma, el de Asís está ahora en el tapete y es el santo de todos.

(pyb) ¿Cuál es el signo distintivo de la OFS?

(Chelito) En primer lugar nosotros nacemos del fundador, junto con los frailes y las clarisas. Fue Francisco de Asís quien nos quiso laicos. No somos una creación de los frailes. Las otras terceras órdenes están adheridas a las primeras órdenes que las fundaron pero nosotros somos independientes. La nuestra es una Orden de consagrados, seglares pero consagrados al fin, con autonomía y eso es único. Muchas veces la jerarquía eclesiástica no sabe dónde ubicarnos, si ponernos dentro de la Congregación para los Apostolados o dentro de la Congregación para la Vida Religiosa, así que siempre nos invitan a las dos…

(Pyb) Por último ¿si tuvieses en tu mano cambiar algo de la Orden que sería?

(Chelito) Yo francamente creo que los cambios se están dando con el tiempo. De hecho en este Capítulo hay varias cosas de nuestras normas que se deberían revisar y actualizar su interpretación. Hay cosas de la administración y de la organización que deberíamos revisar.

 

...

Mañana la OFS tendrá nuevo Ministro/a General.

Franciscanos revolucionan la educación, empezando por Argentina