«Alepo más bonita», 200 voluntarios pintan la ciudad

“Estamos convencidos de que el bien es contagioso”. Esta es la certeza que ha llevado a más de doscientos voluntarios a cumplir un pequeño pero significativo gesto de reconstrucción en Alepo, Siria.


 

“Estamos convencidos de que el bien es contagioso”. Esta es la certeza que ha llevado a más de doscientos voluntarios a cumplir un pequeño pero significativo gesto de reconstrucción en Alepo, Siria.

Dirigidos por la parroquia franciscana de San Francisco, muchos scouts y habitantes de la ciudad se armaron con cepillos, cubos y pintura para repintar las aceras de la metrópolis tan martirizada por el conflicto.

“Somos los scouts de San Efraim y estamos participando en este proyecto de limpieza de las calles de Alepo. Las dejaremos limpias y bonitas. Es un honor participar en esta iniciativa.

“Como miembro de los scouts pienso que este proyecto es estupendo, porque me ha permitido estar en un clima positivo, de reconstrucción de Alepo. Estoy orgulloso de pertenecer a esta ciudad y a los scouts, y espero que podamos reconstruirla.”

La campaña, iniciada el 18 de julio, lleva por título “Alepo más bonita”, con la ayuda de los Frailes de la Custodia, de acuerdo con el obispo Mons. George Abou Khazen, y con la colaboración del Gobernador, el alcalde y el ayuntamiento. El objetivo es devolver el esplendor a la señalética municipal para indicar las zonas dedicadas al aparcamiento de vehículos.

“Es una iniciativa simbólica. Su significado es que trabajamos todos juntos, los scouts, con un mismo objetivo: embellecer las calles, por donde podemos caminar normalmente”

“Admiro a estos jóvenes desde lo más profundo de mi corazón, y no encuentro palabras para explicarlo. Nos dan la gran esperanza de que el mañana será mejor. Que Dios les bendiga y proteja.”

“Lo que cuenta es nuestro compromiso personal, nuestro deseo de ser actores en el proceso de reparación de nuestra ‘casa’””, subraya Fray Ibrahim Alsabagh, párroco latino de la ciudad. Un pequeño gesto que sugiere que la esperanza no ha quedado bajo los escombros.

“Esta iniciativa es grandiosa. Permanecemos aquí para servir a nuestra tierra y a nuestros jóvenes. Que Dios les bendiga y les proteja.”

 

La pobreza del campo y la ciudad.

Como la lluvia sobre tu tierra